Premio Espiral Edublogs

Premio Espiral Edublogs

lunes, 18 de abril de 2016

¿HAY VIDA EN OTROS PLANETAS? Diario de un proyecto de aprendizaje (y 10): valoración del proyecto


Terminó el proyecto. Una semana de preparación, más otra de implementación... y llega el momento de hacer una valoración del mismo. Vayamos por partes:

1.- PLANIFICACIÓN Y PREPARACIÓN:
a) Definición de la pregunta - eje:
Los propios alumnos decidieron qué querían aprender. Fue un proceso relativamente sencillo, ya que creíamos que costaría más seleccionar un único tema. El trabajo por niveles se realizó consensuadamente, pero cuando nos juntamos las dos clases (estamos hablando de 50 alumnos) optamos por realizar una votación. Esperábamos que hubiera más resistencia por parte de aquellos que no se veían identificados con el tema, pero no la hubo.
Nuestra única duda en este momento es si la pregunta-eje siempre ha de ser realizada directamente al alumnado, o si bien puede surgir de una ocasión determinada, tal como un tema de actualidad o una inquietud que surja a partir de un tema ordinario de clase.

b) Programación:
Sin duda, el momento más estresante de todo el proyecto. El factor "inmediatez" jugó en nuestra contra, y solamente tuvimos dos sesiones conjuntas de trabajo de tutores para realizar el diagrama de preguntas, seleccionar los contenidos, criterios de evaluación, estándares de aprendizaje y diseñar toda la secuencia de actividades. En un momento determinado, dudé que pudiéramos cumplir con los plazos que nos habíamos señalado. Por suerte, el trabajo en equipo consiguió que superásemos esta dificultad. Pero es un momento de mucho esfuerzo y dedicación, donde hay que invertir una gran cantidad de horas de trabajo.

c) Integración del currículum:
Cuando te pones a realizar un trabajo de esta envergadura, es cuando te das cuenta de lo poco que conocemos el currículum. El proceso de selección de contenidos y objetivos fue realmente arduo, y nos encontramos con la dificultad de que el tema seleccionado por el alumnado como objeto de aprendizaje (el universo) no está programado para nuestro curso. Pero, poco a poco, fuimos aprendiendo que hay muchos contenidos transversales y que aquellos que se refieren a habilidades y destrezas, aparecen en una asignatura determinada y es fácilmente seleccionable para un proyecto como éste. En todo caso, es una de las partes del proceso que más nos costó.

2.- PUESTA EN MARCHA:
Una vez el proyecto empezó a funcionar, todo resultó más sencillo de lo que pensábamos. Y también, justo es decirlo, muy gratificante. El rol del profesor en el aula cambió absolutamente: en vez de transmisores de conocimiento, nuestro papel fue en todo momento orientativo y facilitador. Eso sí, no te puedes relajar ni un solo minuto.
Por otra parte, a nivel burocrático seguíamos trabajando. Todas las tardes, fuera ya de nuestro horario escolar, en nuestras respectivas casas, nos veíamos obligados a revisar las actividades del día siguiente, y a "pulir" aquello que todavía no estaba terminado. De nuevo, muchas horas de trabajo, pero con la sensación de que merecía la pena.

3.- ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD:
En general, todo el alumnado se enganchó desde el comienzo del proyecto y participó activamente. Sin embargo, todavía hemos tenido algún caso, en momentos determinados, de alumnos que no han querido implicarse y, por tanto, dificultaban el correcto desarrollo de las actividades. Obviamente, esto se ha reflejado también en sus calificaciones.
Por lo que respecta a la diversidad de niveles de aprendizaje, todos los alumnos han realizado las mismas actividades, aunque en algún caso ha sido necesario adaptarlas a su nivel. Solamente ha sucedido en una pequeña parte de las mismas, pero era conveniente para dar respuesta individual a cada una.
Por último, sí que valoramos muy positivamente que este tipo de proyectos trabajan habilidades que ordinariamente no tocamos en el aula. Con ello, se da la posibilidad de destacar también a otros alumnos a los que no les va tan bien el método tradicional.

4.- ORGANIZACIÓN:
Hemos dedicado 5 días, a 5 horas por jornada, a trabajar este proyecto. La mayor dificultad que hemos tenido radica en implantar una metodología de estas características dentro de un horario estándar realizado a principio de curso. Algunas situaciones se han podido mantener, pero también es cierto que se han perdido horas de coordinación y sesiones con algunos especialistas que no participaban directamente del proyecto.

5.- SECUENCIA DE ACTIVIDADES:
En cuanto a número, han sido suficientes. En cuanto a secuencia y definición, pensamos que su selección ha sido correcta. En realidad, se han trabajado contenidos de lengua castellana, matemáticas, educación física, naturales, sociales y plástica. Consideramos que han sido variadas, evitando la repetición en la medida de lo posible. Y nos hemos ceñido prácticamente al pie de la letra a la planificación inicial. Solamente en la última sesión hubo un desfase entre lo realizado por ambos niveles, pero eso se debió a la evolución del trabajo anterior y la necesidad de profundizar más en unos aspectos determinados en cada una de las aulas.

6.- INTELIGENCIAS MÚLTIPLES:
Aunque hemos intentado trabajar todas las inteligencias múltiples en nuestro proyecto, éste es otro de los apartados que nos ha dado muchos quebraderos de cabeza, y que al final no hemos conseguido. Es posible que se trate de una cuestión de práctica por parte nuestra. Tal vez con algo de orientación y consejo por parte de algún experto en ABP lo hubiéramos conseguido. En cualquier caso, hemos logrado incorporar bastantes, pero no estamos del todo satisfecho en este punto.

5.- EVALUACIÓN DEL ALUMNADO:
Por contra, éste ha sido el apartado que más riqueza nos ha aportado y del que más satisfechos estamos. A diferencia del método tradicional de clase, en la que apenas tenemos una o dos notas por tema, cada jornada en la que se ha implantado el proyecto terminaba con una nota, que era la media de entre 5-6 notas que se tomaban a lo largo del día. Es decir, todos han tenido más posibilidades de rendir, no se jugaban aprobar o suspender a una sola carta, y además con una variedad de instrumentos que no se limitaban al examen tradicional o a la presentación de un trabajo escrito.
Otro aspecto que valoramos mucho es que hemos conseguido obtener calificaciones para diferentes ítems de todas las áreas que se han visto implicadas en el proyecto. Es decir, no se ha tratado de un trabajo que se ha situado en paralelo al desarrollo del trimestre, sino que formará parte del mismo.

6.- SEGUIMIENTO DEL PROYECTO:
A través de un diario, analizábamos directamente lo sucedido en cada una de las sesiones, al tiempo que recogíamos nuestras impresiones, propuestas de mejora... Resultó bastante exhaustivo, pero nos aportó una información muy útil. Al mismo tiempo, este seguimiento era el punto de partida para la revisión de la secuencia de actividades de la jornada siguiente, ya que teníamos muy en cuenta si quedaba algo por terminar, si convenía profundizar en algún apartado...

7.- VALORACIÓN POR PARTE DEL ALUMNADO:
Una vez terminado el proyecto, se le pidió al alumnado de los dos niveles que nos rellenasen una valoración del mismo. La planilla que utilizamos fue la siguiente:


Una vez leídas las respuestas, debemos decir que es un refuerzo muy grande para el profesorado implicado. Sus comentarios son muy favorables hacia esta metodología, todos consideran que han aprendido más y mejor que con la enseñanza tradicional, apenas hay comentarios negativos, y los que hay tienen un sentido crítico constructivo que nos aporta una gran riqueza.


Licencia de Creative Commons
¿HAY VIDA EN OTROS PLANETAS? Diario de un proyecto de aprendizaje (y 10) by Enrique Peidro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario