viernes, 15 de noviembre de 2019

PERO... ¿DE QUÉ OS QUEJÁIS?

                                                      *Procedencia de la imagen

"De ninguna manera puede decirse que el derecho de los padres a escoger una enseñanza religiosa o a elegir centro educativo podrían ser parte de la libertad de enseñanza. Esos hechos de elegir centro formarán parte del haz de derechos que puedan tener los padres, madres, en las condiciones legales que se determinen pero no son emanación estricta de la libertad reconocida en el artículo 27 de la Constitución".

Con estas palabras, la ministra de educación (todavía en funciones) Isabel Celáa, desató un tsunami de críticas en prensa, redes sociales y diversos medios a lo largo de todo el día. No voy a entrar a valorarlas en esta reflexión, aunque tengo que reconocerle que hay que tener "narices" para soltar semejante perla en el contexto en el que lo hizo.

Voy a enfocar esta reflexión desde otro punto de vista. Como todos los que me seguís y leéis mis entradas de este blog, soy maestro, precisamente, en una escuela concertada. Y el ataque que estamos sufriendo por parte de ciertos partidos políticos no es nuevo. Vamos, que no puede pillarnos por sorpresa.

Cuando he llegado hoy a trabajar, en el hall de entrada, la indignación era palpable. Y lo mismo ha sucedido en la sala de profesores durante la hora del recreo. Mis compañeros, lógicamente, están preocupados por el futuro que nos espera, por las decisiones que puedan tomar nuestros gobernantes y que pueden llegar a poner en peligro nuestros puestos de trabajo. Y aquí es donde viene mi pregunta... ¿es que no se habían leído el programa de todos los partidos antes de ir a votar en las elecciones? Porque a mí no me cuadran los números...

Obviamente, no voy a decir yo aquí a quién deberíamos haber votado y a quién no. Nada más lejos de mi intención. Pero, si trabajas en un centro concertado y has votado al PSOE, ahora te toca apechugar. Y exactamente lo mismo si has votado a Compromís o a Unidas Podemos. 

Yo concibo la política como un servicio para hacer más cómoda la vida de los ciudadanos. En mi caso, además, como un medio para defender mi puesto de trabajo, mi modo de vida, lo que me da sustento y mantiene a mi familia. Por lo que parece, tengo compañeros, tanto en mi propio centro como en otras muchas escuelas concertadas, que no lo ven así. Priorizan otros aspectos como la defensa de la lengua o vete tú a saber qué otras cuestiones. Perfecto. Son muy libres de hacerlo. 

Pero ahora... ¿de que os quejáis?

PD: es posible que algunos compañeros entiendan este artículo como una crítica indignada a su opción política. Podéis estar tranquilos. Lo habéis entendido bien.


Licencia de Creative Commons
PERO... ¿DE QUE OS QUEJÁIS? by @epeidro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

viernes, 5 de julio de 2019

COLORÍN, COLORADO, ESTE CURSO SE HA ACABADO... (afortunadamente)


                                                   * Procedencia de la imagen

Todos los años, a estas alturas, suelo echar la vista atrás para poder observar lo que ha sucedido en el curso recién terminado y hacer balance del mismo. Suelo hacerlo con espíritu autocrítico, analizando mi práctica docente y con intención de mejorar paulatinamente. Pues bien, confieso que este año me ha costado bastante más que en anteriores ocasiones.

Porque este ha sido, sin duda, el curso más complicado que he vivido en mis casi 20 años de experiencia como maestro. Se han dado un cúmulo de situaciones que me han desbordado casi desde el primer mes de clase. No he sabido afrontar las dificultades que me surgían en el camino, y cada obstáculo que se me aparecía me resultaba más insalvable que el anterior. Me he sentido impotente, incapaz de superar los retos que me exigen el día a día y muy frustrado por no estar a la altura de lo que merecía un grupo de alumnos que han aguantado maravillosamente mi mala praxis.

No estoy nada satisfecho de este curso que termina, como podéis ver. Y no echo la culpa de ello a nadie más que a mí mismo. No sería justo. Durante este curso me he convertido en un maestro vulgar y corriente, ordinario hasta el aburrimiento, cumplidor con lo mínimo que se me podía exigir, pero  sin entusiasmo, sin iniciativas, desmotivado... y, como podéis imaginar, es algo que aborrezco. 

He cumplido con lo programado, he enseñado lo que se presuponía que estaba señalado en el currículum, he ayudado a mis alumnos en lo que he podido... pero eso no es suficiente para mí. Una de las tareas que realizamos sistemáticamente los maestros es poner notas. Si tuviera que ponerme una nota a mí mismo valorando mi trabajo del curso pasado esta sería, claramente, un suspenso. 

Con todo, no puedo dejar de señalar algunos aspectos positivos que destacar del curso. En primer lugar, el excelente acompañamiento que he tenido por parte del centro en todo momento. Especialmente mi compañero de fatigas, Javi, con quien tenía que trabajar codo con codo, y que ha sabido tirar del carro y aguantar mi poca actividad. Y siempre de buen humor y relativizando. Posiblemente, si no hubiera sido por él, yo no hubiera terminado el curso, sino que habría necesitado una temporadita de descanso para recuperarme a nivel mental. Si lees esto, gracias, amigo.

El segundo aspecto positivo que me gustaría destacar es el haber tenido la posibilidad de trabajar con un alumno diagnosticado de autismo. Reconozco que el verano pasado me creaba mucha inseguridad y tenía muchas dudas, pero ha resultado de lo más gratificante del curso. Yo no sé si le he podido enseñar muchas cosas, pero él ha sido un auténtico descubrimiento para mí. Sé que él no leerá esto, pero tal vez sí lo haga su familia, a quien también estaré eternamente agradecido por la confianza que me han dado y el apoyo que he sentido en todo momento.

Y, por último, como no, a esos 26 "pequeñajos" que me han soportado e incluso me atrevería a decir que me han querido durante este curso. Mi trabajo se apoya en ellos, los necesito como el aire que respiro, porque... ¿qué sería de nosotros sin nuestros alumnos? Aunque pequeños de estatura, son muy, pero que muy grandes. 

Lo bueno de que termine algo (especialmente cuando más necesitas que lo haga) es que otro proyecto se acerca. En este caso, y todavía antes de las vacaciones, puedo asegurar que volveré con más ganas que nunca. Porque necesito demostrar qué clase de maestro soy, que sigo teniendo intacta mi vocación, que adoro mi trabajo y que soy capaz de hacer muchas más cosas de las que he hecho durante este curso. No a los alumnos, ni a sus familias. Ni siquiera a mis compañeros o a la dirección del centro. Necesito demostrármelo a mí mismo. 

Y lo haré, que nadie lo dude. Felices vacaciones a todos.

sábado, 11 de mayo de 2019

LEARNING ANALYTICS: reto unidad 1

                                                          * Procedencia de la imagen

En esta entrada del diario he tratado de dar respuesta a las preguntas que se nos planteaban en el reto de la unidad 1. En el siguiente ENLACE podéis acceder al mapa mental que he realizado a tal efecto.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

martes, 7 de mayo de 2019

LEARNING ANALYTICS (me presento)


¡Hola a todos! Me llamo Enrique Peidro, tengo 43 años y soy maestro de Primaria. Durante el presente curso, soy tutor de 3º, donde imparto la mayor parte de las asignaturas, aunque también doy inglés en algún otro curso, porque es mi verdadera especialidad.

Profesionalmente, me gusta pensar que soy una persona activa y eficaz, implicada en el funcionamiento del colegio, donde desempeño cualquier puesto que me propongan. He sigo jefe de estudios durante 12 años y actualmente ejerzo como coordinador del ciclo. Además de mi faceta docente, también soy auditor interno de sistemas de gestión de la calidad, por lo que, de vez en cuando, me toca ir a otros centros a hacerles pasar el trago...

En lo personal, soy un gran aficionado al baloncesto. Veo todos los partidos que puedo de la NBA y de la NCAA, oigo podcast, leo libros... Por cierto, esto último (la lectura) es otra de mis pasiones. Soy una persona muy familiar, siempre que puedo hago cosas con mi mujer y mis dos hijas. Sin duda, esto es lo más importante que hay en mi vida, y no estoy dispuesto a sacrificarlo por nada... ni por nadie. También me gusta bastante escribir, aunque no se me da demasiado bien. Tengo un par de blogs en los que, de vez en cuando (y siempre mucho menos de lo que me gustaría) plasmo mis reflexiones personales. Os dejo aquí las direcciones, por si alguien tiene curiosidad en visitarlos:

Un maestro enredado: es mi blog "profesional". Aquí pongo por escrito todo aquello que está relacionado con la docencia.

Ciudadano Alcoyano: este, en cambio, es un blog "personal", mucho más variado, en el que comento casi cualquier cosa que se me ocurre.

También he publicado algunos artículos de opinión, sobre temas políticos, en medios de comunicación locales. Porque soy afiliado a un partido y colaboro en la medida de mis posibilidades con ellos, pero siempre a nivel local.

A nivel digital, también soy una persona bastante activa. Me podéis encontrar en las redes sociales con los siguientes nombres de usuario:
Twitter: @epeidro
Facebook: Enrique Peidro
Instagram: @epeidro

Tengo en marcha varias inquietudes y proyectos. Uno de ellos es colaborar con un podcast de baloncesto que escucho a diario (Planeta NBA), es algo que realmente me haría mucha ilusión. Por supuesto, también sacarme el título de entrenador de baloncesto, porque actualmente entreno un equipo y disfruto mucho haciéndolo, pero la cosa se está poniendo delicada y van a pedir titulación a todos, así que me tendré que plantear qué hacer... Como ya he comentado un poco más arriba, ayudo en lo que puedo a un partido político. En realidad, me gustaría conocer un poco más este mundo desde dentro, y no descarto poder ser concejal en mi ciudad en un futuro. Aunque, la verdad, por lo poco que he visto del mundo este... ¡cuántas cosas hay que cambiar!

Y, ya para terminar, debo confesar que la única motivación que tengo para hacer este curso de LLAA es... que no tengo ni idea de lo que es. Ni siquiera había oído hablar de ello hasta que me llegó un correo electrónico del INTEF anunciándolo. Pero como soy una mente inquieta y me gusta mucho aprender cosas nuevas, no me lo pensé ni dos veces... ¡y aquí estoy! Dispuesto a aprender todo lo que sea posible, y sobre todo a aplicarlo a mi práctica docente.


Licencia de Creative Commons
LEARNING ANALYTICS (mi presentación) by @epeidro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

sábado, 8 de septiembre de 2018

DÉJAME QUE TE HABLE DE LOS NIÑOS Y NIÑAS CON AUTISMO DE TU ESCUELA


¡Justo a tiempo! A dos días de recibir a mis nuevos alumnos para este curso 18-19, he terminado la última de las lecturas formativas que me había programado para este verano. Se trata de la obra que podéis ver en la imagen que ilustra esta entrada. 

Es un libro corto, unas 200 páginas, dividido en dos partes claramente diferenciadas. Los primeros capítulos son más bien técnicos, dirigidos a que el lector comprenda las causas biológicas del autismo y cuáles son las características y rasgos más comunes que vamos a encontrar en estos alumnos. A partir de la mitad de la obra encontramos una propuesta de intervención en el aula, con intervenciones concretas, recursos y materiales que podemos utilizar.

Tal y como se indica en la introducción del libro, va dirigido, sobre todo, a infantil y primer ciclo de primaria. En mi caso voy a trabajar en este curso en 3º de Primaria, lo cual me sitúa muy al límite de lo que se plantea en esta lectura. Por lo poco que conozco todavía a mi futuro alumno, creo que muchas de las cosas que se proponen están más que superadas, por lo que me ha servido principalmente como reflexión y para plantearme cuáles pueden ser los próximos pasos que se deben dar. Evidentemente, siempre se aprenden cosas y los recursos y materiales que se presentan son igualmente válidos, aunque obviamente hay que adaptar el nivel a las características concretas de la persona con la que trabajas.

Y, con todo esto... ¿estoy ya preparado para afrontar el reto? Pues no lo sé. La verdad, tengo ganas de empezar. Ya he tenido una primera toma de contacto con el alumno por aquello de anticipar lo que va a hacer los primeros días. He conocido a la familia y me he llevado una gratísima sensación de que vamos a colaborar y a ir de la mano durante todo el tiempo que trabajemos juntos. Y, por supuesto, cuento con el apoyo de los profesionales del departamento de orientación del colegio José Arnauda, sin los cuales no sé si sería capaz de dar respuesta a las necesidades de este alumno. 

En realidad, me ilusiona la idea de aportar mi granito de arena al crecimiento y mejora de este chaval. Espero que cuando termine mi etapa con él podamos hacer un balance positivo. ¡A por todas!


Licencia de Creative Commons
DÉJAME QUE TE HABLE DE LOS NIÑOS Y NIÑAS CON AUTISMO DE TU ESCUELA by Enrique Peidro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

miércoles, 29 de agosto de 2018

TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA (Guía Básica para Padres y Educadores)

                                                           * Procedencia de la imagen

El curso 2018-2019 está a la vuelta de la esquina, y en mi horizonte docente se me presenta un reto nuevo y apasionante: trabajar con un alumno TEA. Para tratar de dar respuesta a sus necesidades hay que prepararse lo mejor posible. Y un buen modo de empezar a hacerlo puede ser mediante la lectura de cierta bibliografía especializada en el tema. Antes de las vacaciones veraniegas, desde mi departamento de orientación me facilitaron un par de referencias muy interesantes. La primera de ella es, precisamente, el libro que comento en esta entrada.



                                                                * Procedencia de la imagen


Se trata de “Trastornos del Espectro Autista. Guía básica para educadores y padre”, de Paul G. Taylor, editorial Narcea, 2015. Es un libro corto, de apenas 100 páginas, muy bien estructurado, con capítulos cortos y concretos, que se puede leer con mucha facilidad y con un lenguaje sencillo y al alcance de todos. En ese sentido, me atrevo a decir que es una lectura muy recomendable, especialmente para aquellos docentes que tengan alumnos con estas características en sus aulas.
Respecto a la utilidad del mismo, la obra hace honor a su título. Se trata de una “guía básica”, en la que se ofrecen una serie de orientaciones sencillas para poder comprender las características del alumnado con TEA. Hace tiempo que aprendí que no se pueden buscar recetas milagrosas o fórmulas mágicas universales que resuelvan las dificultades que se dan en el mundo educativo, por lo que no buscaba nada de eso en este libro.
Aunque la lectura da muchas pistas y buenos consejos sobre cómo actuar con estos alumnos, tras terminar la misma me queda una importante inquietud. Sé que tengo que evitar las sorpresas, planificar y anticipar las actividades diarias e intentar ceñirme al plan. De eso voy a ser capaz, estoy seguro. Sin embargo, me preocupa la convivencia con los compañeros, especialmente con uno en concreto cuyo comportamiento es imprevisible e incontrolable. ¿Podré gestionar eso correctamente? Ese es un aspecto que me preocupa y sobre el que tendré que reflexionar mucho, seguro.
En estos momentos, cuando todavía no ha empezado el curso y no conozco al niño en cuestión (sí lo conozco, pero no he trabajado con él y, por tanto, no sé cuáles son sus reacciones, intereses y comportamientos concretos) lo que me apetece es entrar en clase y descubrir por mí mismo lo que funciona y lo que no, lo que puedo y lo que no puedo hacer… Hay un fragmento del libro que me resulta muy significativo: “Podemos generalizar con respecto a muchas características que comparten las personas con TEA, pero, en realidad, no hay dos personas con TEA que sean iguales o que compartan exactamente la misma apariencia” (capítulo 2, página 23). Por eso mi propósito es conocer a mi alumno, descubrirle, convivir con él… Y más adelante, posiblemente en Navidad, volver a leer este libro pero con la mente ya puesta en concreto en este caso concreto, quedándome con las características concretas que me interesen para tratar de ayudarle lo mejor que pueda y sepa en su crecimiento y maduración.
Y antes de empezar a trabajar directamente en el aula, todavía tengo una nueva lectura pendiente, que promete también ser muy interesante. Seguiré contando mis avances e impresiones. Y, por supuesto, cualquier consejo o experiencia que queráis compartir conmigo, será muy bienvenido.



Licencia de Creative Commons
TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA (Guía Básica para Padres y Educadores) by Enrique Peidro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

lunes, 27 de agosto de 2018

COACHING EDUCATIVO




A finales del pasado curso, ya en el mes de julio, tuve la fortuna de participar en unas jornadas de “coaching” educativo junto a mis compañeros de claustro. Fue una experiencia enriquecedora, motivadora y, por encima de todo, sorprendente. Al finalizar las jornadas, el centro adquirió el libro del mismo título que habían escrito las ponentes. Mi primer impulso fue acercarme para conseguir llevarme el libro en préstamo. Este verano tenía que leerlo.

Y así lo he hecho.

El libro parte de una premisa con la que estoy totalmente de acuerdo: hace falta un cambio en el modelo actual de escuela. Pero esto no se va a conseguir con una gran revolución impuesta a golpe de ley, sino con pequeños cambios que han de partir del profesorado. Obviamente, la propuesta que propugnan las autoras para conseguir esto se basa en las técnicas del “coaching” educativo. Resaltan que el primer aspecto fundamental para ello es conseguir un cambio de rol en los docentes, y ello presupone un primer movimiento importante, basado en conseguir un cambio de mentalidad en el profesorado y perder el miedo a salir de nuestra zona de confort.

Este libro es muy ambicioso. Personalmente, creo que es imposible introducir todos los cambios que proponen de una sola vez, ni siquiera en un solo curso, sobre todo porque soy incapaz de recordar y memorizar todo aquello que se plantea. Sin embargo, me parece que es muy posible empezar por una pequeña cosa, y a partir de ahí, ir introduciendo nuevos cambios. Por ejemplo, a partir del capítulo 4 del libro, en el que describen cómo debe enfocarse el inicio de curso para conseguir trabajar las emociones con el alumnado y establecer un vínculo que dure durante todo el curso, he revisado mi Unidad de Acogida para introducir el enfoque que nos plantean. Eso sí, sería fantástico también poder mantener el asesoramiento de las “coaches” durante todo el curso, que me orientaran, que me corrigieran… Tengo dudas sobre si seré capaz de avanzar correctamente por mí mismo.

Creo que resultará interesante retomar este libro periódicamente. No volverlo a leer todo, ni mucho menos. Pero sí que puede ser útil y positivo coger un capítulo, releerlo y tratar de incorporar un nuevo aspecto a mi práctica docente, de tal forma que en un tiempo determinado pueda aplicar todo aquello que haya seleccionado previamente.

Aparte de lo más inmediato, lo que ya he comentado que voy a introducir en mi metodología este curso, tanto el libro como la jornada de “coaching” educativo han conseguido despertar mi curiosidad sobre este tema. Me gustaría no solamente experimentar esos pequeños cambios, evaluarlos, adaptarlos, sino que estoy predispuesto a ampliar mi formación en este campo, buscar nuevas jornadas, cursos… donde seguir aprendiendo y, por qué no, compartir mis sensaciones y mejorar la práctica. Haciendo una búsqueda por Internet, libros sobre el tema hay muchos, lo cual siempre es un recurso útil. Pero yo quiero algo más...

Otro de los aspectos que me gustaría destacar de este libro es que su aplicación no se limita al ámbito educativo. En las relaciones personales y en cualquier relación grupal que se tenga hay aspectos del libro (como el de la escucha activa) que pueden ser de gran ayuda para todos.
Para terminar, recomiendo, por supuesto, a todos los docentes (y no docentes, claro) que adquieran este libro y lo lean. Pero más que eso, creo que el libro no suple por sí mismo la experiencia tan fantástica que supone participar en primera persona en las jornadas que organizan. Vivirlo, tener la experiencia, es la mejor motivación para que este libro pare en nuestras manos y lo leamos con una mentalidad abierta. A mí me sucedió así.


Licencia de Creative Commons
COACHING EDUCATIVO by Enrique Peidro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.